lunes, 9 de diciembre de 2013

Recuerdos

Siempre hay lugares, momentos, personas... que recordar. Siempre guardamos una sonrisa para aquellos que lo han dado todo sin pedir nada a cambio. Siempre tenemos grandes anécdotas que compartir con las personas que han conformado los momentos más importantes de nuestras vidas y siempre guardaremos añoranza por esos lugares que significaron tanto para nosotros. Todos esos recuerdos se configuran como una muestra viva de todo lo que hemos sido; de los que nos han acompañado, de los que han conformado nuestra forma de ser, nuestras vivencias, nuestro pasado, presente y futuro. Y sin darnos cuenta esas personas, lugares o momentos que para los demás apenas tienen importancia para ti si la tienen, y mucha. 

Comienzas a hacer balance, y te das cuenta de lo mucho que le debes a ciertas personas. Para bien o para mal, no has llegado donde estás sin su ayuda, no eres lo que eres de no ser por ellos, y no podrías estarles más agradecido. Todas esas personas te han configurado. Les debes tu nombre, tu forma de ser, de amar, de reírte, de soñar, de avanzar... Y lo único que puedes hacer es dar las gracias por todo lo que has conseguido GRACIAS A ELLOS.

Yo hoy recuerdo que hace ya 7 años de un hecho que cambió mi vida. Un recuerdo dulce de algo que hoy en día continúa. Un recuerdo de muchos avatares, de idas y venidas, de broncas y reconciliaciones. Un recuerdo de lugares; de bancos, de ríos, de comidas, de confesiones, de abrazos, de besos... Recuerdos, en definitiva, de esa chica sin la cual no sería como soy, no sería lo que soy. 

Y por mucho que a veces pienses en tirar la toalla, en lo mal que puede llegar a ir todo o en lo desdichado que eres por no tenerla cerca, sabes que en el fondo todo está así por algo. Sabes que eres muy afortunado por tenerla, aún en la distancia. Que eres muy afortunado por contar con grandes fines de semana en los que no necesitas a nadie más y en lo que todo lo malo se desvanece como un mal recuerdo. Porque sabes que a su lado no puede pasar nada malo. Porque te gusta como eres a su lado. Porque te gusta verte con ella frente a un espejo, porque adoras su olor. Porque conoces hasta el último de sus gestos y porque desearías que el tiempo se detuviera si eso te garantizara que la felicidad que te invade durará eternamente.

Pero, ingenuo de ti, esa felicidad que sientes va a ser un gran recuerdo en el futuro. Y si, con suerte, consigues mantenerlo por muchos años, ese sentimiento volverá a repetirse. Ese recuerdo será algo cotidiano en tu vida. Una vida cargada de bellos momentos y de grandes recuerdos. Una vida que has llenado con las mayores sonrisas y de la que sentirte orgulloso. Una vida en la que dar gracias porque ella no eligió al chico perfecto, sino a ese idiota que le hacía reír. 

Qué queréis que os diga, pero para mí esto ya no es un simple pueblo; es un recuerdo más en nuestra gran historia.






Desde este fin de semana, ésta tampoco es una simple canción, sino un bello recuerdo de esto que nos une.




¿Cuáles son vuestros recuerdos? Espero que los mejores posibles y, sino, luchar por que los recuerdos futuros SÍ SEAN LOS MEJORES POSIBLES


Hasta la próxima amigos :D

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Necesitamos un gran cambio

Aún recuerdo con añoranza mis años de colegio. Esas carreras que me echaba con los amigos por los patios, esos partidos en la pista del barrio, esos pilla-pilla en el parque o lo agusto que se estaba disfrutando de un "stop" con tus compañeros. Hoy en día, en cambio, esos juegos han dejado de tener la importancia que nosotros, de pequeños, le dábamos. Esa importancia que como profesores, también debemos darle. Eso, hoy en día a pocos le parece un tema digno de preocupación. 

Y es que, parece que hoy en día lo que prima es lo fácil, lo sencillo, lo que menos cuesta, lo que da más beneficio con el menor esfuerzo posible. Amparándonos en esto nos permitimos el lujo de tener multitud de pizarras digitales en los colegios, de televisiones en las casas, de consolas y maquinitas para que los alumnos estén entretenidos y no den el coñazo, para que no nos digan machacantemente que hacer los deberes les aburre, que prefieren ver la tele a jugar al fútbol en la calle o que Matemáticas es un rollo porque no implica jugar. Nos hemos acostumbrado, como sociedad avanzada que nos creemos, a darle todo masticadito a los alumnos. Nos parece de otro tiempo estudiar por el libro de texto o hacer leer libros de la biblioteca cuando en internet los encuentran. Es muy costoso organizar toda una Unidad Didáctica y por ello nos ayudamos de la pizarra digital para que resuelva las dudas de nuestros alumnos pero no nos damos cuenta de que las dudas hemos de resolverlas nosotros, los docentes. 

Ahora parece lo normal, cuando no debería ser así, encontrarnos con más niños encerrados en su casa frente a la televisión que en el parque disfrutando con sus amigos. Nos parece un crimen que nuestro hijo llegue con muchos deberes a casa y no pueda jugar a su consola o ver su serie favorita, en muchos casos, por cierto, no apropiada para su edad. Pero lo que realmente nos debería preocupar es saber que no estamos haciendo todo lo posible por procurar la mejor educación posible a esos niños si a lo único que aspiran diariamente es a ir a clase como un mero entretenimiento para después estar en su casa pasando la tarde frente a la "caja tonta", como le gusta decir a nuestros antepasados.

¿Por qué no educar a nuestros pequeños de otra manera? Creo que es por todos sabido que los métodos que se han seguido durante los últimos años no han sido los más adecuados. De hecho, a base de pizarras digitales, ejercicios interactivos, series que poco enseñan, juegos que atontan o tantas y tantas extraescolares que lo que más bien intentan demostrar es que los padres no saben qué hacer con sus hijos, poco hemos conseguido. Hemos conseguido, por ejemplo, ser la vergüenza de el mundo en tantos y tantos informes PISA. Hemos conseguido llegar a ver casos de acoso a profesores, a propios compañeros, de faltas de educación y respeto inadmisibles... Y SOLAMENTE SE TRATA DE NIÑOS. Unos niños que están reflejando lo mal que se hacen las cosas actualmente.

Y no nos basta con intentar suplir las carencias del sistema en base a mejores profesores, más horas de lectura o canales de televisión más didácticos. Lo que tenemos que procurar, entre todos, es no caer en el error de creer que sobreprotegiéndolos, haciéndoles las cosas mucho más fáciles, exponiéndolos a programas de televisión, juegos de ordenador o más horas extraescolares, les estamos haciendo un favor. Personalmente, opino que no. Creo que nuestros pequeños tienen que saber que el colegio les estamos preparando para enfrentarse a la sociedad, para vivir en ella de forma humilde, social, esforzándose, trabajando codo con codo. ¿Cómo es posible inculcar todo esto en el aula y que después no sean capaces de jugar con sus amigos porque prefieren la consola? ¿Por qué dejarles ver programas poco apropiados en vez de jugar con ellos? Parece que no queremos educarlos. O peor, parece que preferimos que lo haga otro, dejándolo en manos de la televisión o de 3 ó 4 aparatos tecnológicos que poco tienen que ver con lo que realmente es beneficioso para el niño.

No sé si se está entendiendo lo que quiero decir. La libertad de escritura que este blog me proporciona me hace irme por otros derroteros y no centrarme en el tema en cuestión pero creo que necesitamos un cambio. Debemos reflexionar, y yo no digo que haya que acabar con la telebasura, con las pizarras digitales o con las consolas. Sólo digo que debemos imprimir la mayor ilusión del mundo en la educación de nuestros hijos/alumnos/primos/sobrinos, porque si reculamos y aceptamos como norma el mínimo esfuerzo, la codicia, el egoísmo, la soledad, estaremos tirando por la borda la oportunidad de educar a un niño cuyo futuro no va a ser frente a la televisión de su casa o en el mundo de fantasía que la consola desarrolla, sino en una clase, en una ciudad, ante la que, por desconocimiento, se va a encontrar huérfano.

Como afirmaba Louis Pasteur: NO LE EVITÉIS A VUESTROS HIJOS LAS DIFICULTADES DE LA VIDA, ENSEÑADLES MÁS BIEN A SUPERARLAS




martes, 29 de octubre de 2013

Salamanca, tierra de frontera

Hornazo, rosca de almendras, chanfaina, bollo maimón, farinato, jamón de Guijuelo, cachuelos, bacalao, obleas... Son algunos de los platos más característicos de la gastronomía charra. El programa Un país para comérselo se hizo eco de algunos de estos platos para demostrar la riqueza gastronómica de esta tierra del oeste español.

Muchos de ellos con historia propia, otros con toques de otros países (el vecino país luso por ejemplo), otros que saben a la tierra donde fueron engendrados, que saben a sus raíces, a sus gentes, a su seriedad, a su serenidad, a su buen hacer y a esa bondad que nos hartamos de afirmar, nos caracteriza. Y es que, la gastronomía no es más que otro de los muchos modos de expresión de un pueblo. Forma parte de esa cultura que nos define y de la que debemos sentirnos orgullosos. ¿Quién no ha ido a Valencia y ha comido paella? ¿Quién no ha ido a Madrid y ha probado un cocido o un bocata de calamares en los alrededores de la Plaza Mayor? ¿Qué me decís del pulpo a la gallega? ¿Las ensaimadas de Mallorca? ¿EL HORNAZO DE SALAMANCA? Son solamente sabores que nos definen. Los valencianos, abiertos, coloridos... los madrileños castellanos, recios, contundentes. Los mallorquines dulces y amables y los charros, como no podía ser otra, cerrados, bondadosos, gentiles. 

Parece que nos preocupamos más de visitar Río Shopping que de probar las hojuelas de Valladolid. De Madrid conocemos discotecas a punta pala pero un buen bocata de calamares no nos habremos comido allí en la vida. Ciudad Rodrigo nos gusta por el Carnaval del toro pero su farinato ni tocarlo. Cádiz tiene muchas chirigotas sí, pero también tiene atún encebollado que está de muerte. Es de recibo conocer la diversidad gastronómica que nos rodea. Sentirla como nuestra y pensar en la cantidad de gente que durante siglos ha definido ese tipo de comida. Sólo entonces lograremos entender un poco más de cada cultura, de cada pueblo, y entenderemos que en realidad no somos tan diferentes, porque no deja de ser comida. Quizá entonces entenderemos como absurdas muchas de las dispuestas que hoy en día sacuden en este país, en este mundo, y si todo os suena a utopía podríais pensar que  realmente todo sirve para lo mismo: alimentarnos. Un acto que en cada lugar se dotó de un sentido diferente, a través de comida similar.


Caben múltiples interpretaciones de por qué un plato es característico de la gastronomía de un lugar. Y me parece muy importante poder comprobar el por qué de esos determinados platos, de esas determinadas gentes. Pues, con sus más o con sus menos, ganándonos a pulso los estereotipos o no, somos tierra de eso precisamente: tierra de hidalgos, de toro bravo, de carne de morucha, de embutido, de frío,  sequedad, tierra de familia, tierra muy arraigada en cada uno y que llevaremos siempre con nosotros, tierra de frontera que nos separa del vecino portugués. Tierra en definitiva. Nuestra tierra.

Quiero incluir un enlace (situado al final del todo) en el que os insto a conocer un poco más de la gastronomía de mi bella provincia y animaros, asimismo, a conocer mucho mas de este gran país gracias a este programa que, desde el paladar, consigue llegarnos hasta el corazón. "Salamanca, tierra de frontera"





Hasta la próxima amigos :D



domingo, 27 de octubre de 2013

Cuatro meses

No sabría cómo definirlo, ni qué sentimientos me invaden en estos momentos. Tal vez pena, tal vez añoranza, seguramente tristeza y, porque no decirlo también, un poco de esperanza. Ya ha pasado algún tiempo desde aquellos momentos que supusieron un gran varapalo, pero la vida está llena de esos baches, de esas cuestas arriba que nos hacen dudar por un momento de si todo va a seguir igual, de si nada va a cambiar a partir de esos momentos amargos. Y está claro que nada va a seguir igual, pero es que nada dura eternamente, por mucho que nosotros nos empeñemos en ello.

Cuando parece que tu vida tiene más sentido que nunca, cuando todo sale a pedir de boca, cuando las personas que te rodean se contagian de tu felicidad y contribuyen a hacer de cada día el mejor, más problemas se nos presentan para que esto no continúe así. Parece que lo bueno ha de acabarse en algún momento cuando la realidad debería ser la de vivir constantemente en ese estado de felicidad y plenitud. No sé qué hemos de hacer para que todo funcione a la perfección, a quién rezarle para que la alegría dure eternamente ni qué penitencia cumplir con el objetivo de lograr el bienestar de los nuestros. Porque, por mucho que lo intentemos, hay designios que escapan de nuestras manos, hay cosas contra las que no podemos luchar.

Sin quererlo, se producen grandes baches que ayudan a que todo este pequeño "ecosistema de la felicidad" que tienes montado se venga abajo, y ya nada parece tener sentido. Tienes muchos apoyos, sí, pero te falta uno de los más importantes. Mucha gente que te va a escuchar, pero no quien tú quisieras. Cantidad de personas a las que agradecerle todo lo que hacen por ti pero a quien de verdad querrías agradecérselo ya no está, se ha esfumado, sólo pasa a ser un bello recuerdo, de los mejores de tu vida probablemente.

Y miras atrás, y recuerdas todo lo bueno que, sin pedir nada a cambio, te daba diariamente. Vas a su habitación, y ya nada parece igual. Te sientas en el salón y parece que la estuvieras viendo, a tu lado, sonriéndote, preguntándote qué tal te ha ido el día. Sales a pasear al parque pero, sin esa persona, todo parece un poco más gris, todo te parece más extraño. Y, sin darte cuenta en exceso, sabes que nada va a ser igual a partir de entonces, porque te falta precisamente esa persona que te ayudaba a afrontar los días con una gran sonrisa o, al menos, de la mejor forma posible porque sabías que al regresar la encontrarías donde siempre, en aquel lugar en el que tantas y tantas batallas habías oído de su boca, en el que tantos abrazos te aguardaban si únicamente buscabas un poco de cariño. Porque sabes que, en este mundo cada vez más loco, solo dispones de una serie de pilares fundamentales sobre los que se asienta tu felicidad, y a partir de ahí te das cuenta de que tu mesa ha quedado coja.

Y la única manera de superar estos amargos tragos es caminar. No sabes qué designios decidirán tu vida a partir de esos momentos pero hay demasiada gente alrededor, no puedes rendirte porque sabes que ella no lo consentiría. Y sigues adelante porque eso es lo que hubiera querido. Aunque a veces no sepas como, aunque a veces cueste demasiado, has de hacerlo. Poner una sonrisa y aparentar que todo va genial es muy fácil, pero saber que no es la realidad es una tarea que pocos descubrirán.

Ojalá las cosas no se dieran muchas veces como se dan, ojalá un mejor final. Si acaso, uno diferente. Pero son cosas que nosotros no tenemos derecho a cambiar. Y, por ello, hemos de elegir bien qué queremos mantener y que no. Qué decisiones han de guiarnos y qué hazañas serán las que marquen nuestras vidas. Qué acciones nos representarán y qué personas nos van a servir como modelo. Yo he contado con un modelo durante mucho tiempo, y mi único deseo es que se sienta orgullosa de mí. Espero estarlo consiguiendo. Por favor, espero conseguirlo.



Hasta la próxima amigos :D

sábado, 12 de octubre de 2013

Ya están contentos

Bueno, estaba visto que nadie iba a conseguir pararlo. Está visto, después de tanto tiempo, que poco caso se hace a la población desde las altas esferas de la sociedad. De poco importa que gran parte de la población se oponga a algo para que se les tenga minimamente en cuenta. Es así como se ha aprobado la ya conocidamente como "Ley Wert", sin buscar un consenso social para hacer de esta ley, a todas luces inviable, algo propio de todos los españoles.

Y es que, bastaría con darse un paseo por la ciudad y preguntar a la gente si le parece bien una reforma educativa en la que se prima la simple superación de un examen incluso en niveles bajos de la enseñanza para que un colegio reciba mejores o más subvenciones. Basta con entender que no podemos únicamente conceder becas atendiendo al criterio de las notas sin mirar siquiera casos puntuales en los que las personas no tengan posibilidad de aprobar sus estudios debido, por ejemplo, a posibles discapacidades que presenten. Tampoco es de recibo que los mayores esfuerzos se centren en la educación privada de calidad recluyendo en los colegios públicos a todos aquellos que no pueden permitirse la primera la cual, a vista de todos, está quedando como la mejor opción. 

No somos conscientes del atropello que todo esto supone para el desarrollo de nuestros pequeños. Parece que en un contexto de crisis hay que recortar de donde haga falta, pero no nos equivoquemos, la Sanidad y la Educación deberían ser intocables. Y esta es la idea que muchos hemos intentado transmitir. Un intento vano a todas luces, como muchas otras pretensiones de las que nuestros políticos parecen hacer oídos sordos. ¿De qué sirve tener representantes políticos que no escuchan a su ciudadanía? ¿Por qué no consensuar de una vez una Ley de Educación que sea asumida por todos y no estar cambiándola cada 4 años? Yo no veo que cada 4 años los hospitales cambien su modo de diagnosticar enfermedades, o sus tratamientos porque no se consideren ortodoxos por el nuevo partido gobernante. Entonces, ¿por qué cuestionarse cada 4 años el sistema de educación? 

Va a resultar, que el día de mañana un niño habrá cursado bajo el marco de la LOMCE hasta 4º de Primaria para luego cursar bajo la "DOMCE", "TREMCE"... Y así sucesivamente hasta que se cansen de perpetuar este sistema inútil de cambios en el modelo educativo, máxime cuando estos cambios son negativos a todas luces y se demuestra en base a manifestaciones, huelgas y discursos de los que el Gobierno parece no tener constancia. Debe ser una realidad paralela la suya.

De nada, repito, han valido las múltiples huelgas y manifestaciones de los últimos meses. De nada ha valido tampoco que hayan aparecido en los medios de comunicación rectores de toda la geografía nacional quejándose de estos nuevos aspectos de la ley que tan poco gustan. Al señor ministro no le ha temblado el pulso para seguir adelante con una ley que no ha contado con el apoyo de quienes debían apoyarla: los profesores, los rectores, los estudiantes o los padres. Únicamente hemos puesto en marcha una ley que busca el recorte en Educación. Y, amigos, EN NINGÚN PAÍS SE PUEDEN PERMITIR EL LUJO DE RECORTAR EN EDUCACIÓN.

Porque, desgraciadamente, recortando en Educación sólo conseguiremos ser el hazmerreir de toda Europa, de todo el mundo más bien. Recortando el Educación ayudamos a expulsar de la enseñanza a todos aquellos que quizá hubieran necesitado de más tiempo para alcanzar el éxito. Si quitamos en Educación, retrocedemos como país y el día de mañana, cuando esto por fin se reflote, necesitaremos de toda esa gente que hoy estamos "echando" para ocupar puestos para los que, evidentemente, SÍ estaban capacitados. Y sólo entonces nos daremos cuenta de que el dinero no lo era todo, pero será demasiado tarde.

Me gustaría que llegara un día en el que se nos escuchara verdaderamente. Sueño cada día con un futuro como docente en el que no tener que preparar a mis alumnos de 2º para aprobar un examen del que van a depender los ingresos económicos de mi centro, pues podré dar clase sin agobios y sin enseñar a mis alumnos cosas que probablemente olvidarán y que sólo les ayudarán a superar un examen. Es decir, sueño con enseñar a mis alumnos a vivir, y no a aprobar un examen. Para eso ya habrá tiempo, ¿no creéis?

Si, hoy en día aún son sueños. Pero espero que se hagan realidad.




Son sueños, que son de verdad, me gustaría que fuera real...

HASTA LA PRÓXIMA AMIGOS :D

martes, 8 de octubre de 2013

Lunes de Otoño

Sí, ha terminado el verano. Y de nada vale lamentarse por no poder disfrutar de esas tardes en las que nuestra mayor preocupación era sonreír o estar con los amigos. Ya da igual añorar las noches estrelladas en las Arribes, la figura del majestuoso castillo de mi pueblo o el aire puro que solemos respirar los afortunados que por allí tenemos nuestro pueblo, nuestra tierra. Se acabó la época de relajarse tomando una cerveza por las terrazas de esta capital tan hermosa y lo de vestir tirantes y pantalón corto tendrá que esperar para otro verano el cual, estoy seguro, todos recibiremos con los brazos abiertos.

Sin embargo, tampoco deseo que por el mero hecho de que el verano haya finalizado creamos que es la única época del año que merece la pena. ¿Acaso no echabais ya un poquito de menos eso de despertar en vuestra cama? ¿Despertarse pronto abrigado hasta el cuello y deseando que el tiempo se detenga para no tener que abandonar la cama y enfrentarse al frío de la mañana castellana? ¿Acaso no echabais de menos ver los árboles "cambiándose de ropa" o las aguas ampliando su margen como consecuencia de las lluvias? Esos lunes de rutina, esas clases matadoras que parecen que no tienen fin me parecen hasta algo necesario después de tanto tiempo de relax y de veraneo. Sí, ojalá el tiempo se detuviera cuando se acerca Septiembre. Pero estoy seguro de que tarde o temprano comenzaríamos a echar en falta la rutina, comenzaríamos a creer que los lunes no son tan malos como creemos porque, ¿qué son, en definitiva 5 días? De no ser por los lunes, ¿odiaríamos a los viernes? De no ser por el otoño o el invierno, ¿desearíamos tanto la llegada del verano? 

Parece que hay mucha gente que basa su felicidad en los fines de semana, en el verano, o en las fiestas de su pueblo. Y si vivimos para esas contadas ocasiones, ¿qué esperamos del resto del año? ¿Por qué no ver lo positivo de cada día? ¿Por qué no salir de casa cada mañana con una sonrisa y regalar dicha felicidad a los que nos rodean? Vivimos en un mundo carente de ellas y no debemos privar a los de nuestro alrededor de una de esas sonrisas que tanto gustan. No hay por qué esperar al viernes para sonreír. Hay que aprender a maravillarse con todo lo bueno que nos rodea, que es mucho.

Como bien decía Paulo Coelho:

Deja de pensar en la vida y resuélvete a vivirla.

Siempre hay un motivo por el que sonreír. 

Sé que estoy desvirtuando completamente mi blog. Aquí ya no se habla de arte, y desconozco si hay gente que me sigue leyendo, quiero pensar que sí. Y si se ha advertido un cambio en los contenidos que aquí expongo es porque considero que debemos mirar SIEMPRE el lado bueno de las cosas. Saber que no todo en la vida van a ser buenas acciones, buenas palabras, buenas compañías o buenos momentos en los que olvidarte de todo y sonreír.
Pero si de mayor consigo, como docente, hacer ver a mis alumnos que merece mucho más la pena sonreír en los malos momentos o cuando parece que no hay motivos para ello, consideraré que gran parte de mi labor docente se ha cumplido. Una parte mucho más importante que los conocimientos que en las áreas adquieran, le pese a quien le pese.

¡Disfrutad del otoño!




Hasta la próxima amigos :D



(Fotos propias: Parque de Valcuevo)

viernes, 20 de septiembre de 2013

Distancia

Ayer me dijo un amigo que cuando una persona está lejos de su amado/a todo le recuerda a él o a ella. Ve muchas más parejas y todo a su alrededor son arrumacos y caricias. Se supone que ve todo lo que desearía hacer con su pareja en ese momento. Ese pensamiento le hace ver como extraordinario algo que desde hace mucho tiempo a su alrededor es habitual. Y es que, debe ser muy duro querer tener a tu lado a esa persona que te regala tanto sin pedir nada a cambio. Debe ser una putada sentir que te falta alguien que, desgraciadamente, no está contigo todo el tiempo que desearíais. Es un poco duro pensar que tu pareja no va a estarte esperando a la salida de la facultad ni tú vas a hacer lo propio con ella porque hay 200, 300 o 1000 kilómetros que os separan. También debe ser una mierda ir los domingos al cine y encontrarte con tantas y tantas parejas que aprovechan ese día que los demás solemos tirarnos a la bartola porque quieren comenzar bien la semana, y que mejor que al lado de esa persona. 

Esa persona que para los demás no tiene ninguna importancia. Esa persona que para los demás es "del montón". Esa persona que intenta por todos los medios que tu felicidad sea la nota dominante de cada día que pases en este mundo. La persona con la que sueñas, con la que ríes y con la que lloras. Esa persona no es cualquier persona.

Yo, por suerte o desgracia, me veo en esa misma situación. Pero no lo veo como algo negativo, a pesar de lo expuesto anteriormente. No, lo veo como algo por lo que dar gracias día a día. Sí, todos los inconvenientes antes expuestos me los sé de sobra. Pero también reconozco que a mi alrededor veo que esa gente que se ve tanto y está tan unida no es capaz de dar valor a lo que tiene. Quizá el verse día a día sea un impedimento. Puede que te agobies y que no quieras simplemente verla. Puede que sientas que no te comprende si un día no quiere quedar contigo porque está cansada o simplemente no quiere verte en esa ocasión. Vas sumando bobadas, y al final estallas. Estallas cuando no deberías y tiras por la borda todo lo que merece la pena. No te das cuenta que mucha gente daría lo que fuera por estar en tu situación y lo único que haces es cagarla y volverla a cagar, consiguiendo que sus buenos días se tornen malos simplemente gracias a tus desplantes o malas contestaciones.

Y yo, puesto que sólo puedo disfrutar de ella un fin de semana al mes, aprovecho cada momento a su lado. Dejo al margen cualquier posible movida porque mi única premisa al verla es aprovechar todo el tiempo perdido. Ya que no puedo hacerle ver día a día de forma física lo importante que es para mí me conformo con hacerlo un fin de semana el mes. Y, fijaos lo intenso que puede llegar a ser: ese simple fin de semana al mes me hace ver que merece la pena. Me hace comprobar que nunca hemos dejado de ser lo que un dia empezamos a ser: dos niños chicos que nos reíamos de cualquier cosa y que comenzamos a cogernos cariño y, con el paso de los años, aquí seguimos. Ella allí y yo aquí, SÍ, pero ya habrá tiempo para coincidir en un mismo lugar. No hace falta quemar etapas demasiado rápido y querer convivir ni mucho menos llevar relaciones como si tuviéramos 40 años.



Hoy quiero que toda esa gente que vive su amor en la distancia sea consciente de que son precisamente esos 200, 300 o 1000 kilómetros los que te hacen valorar a la persona que está contigo. Que son esas conversaciones por teléfono las que llenan nuestros corazones. Que son esos abrazos de reencuentro tras un mes sin veros los que os llenan más que cualquier piquito diario. Que esos besos de despedida son los más húmedos que podríais daros en años. Porque cuando me despido de ella realmente sé que va a estar ahí, pase el tiempo que pase. Y ya ha pasado demasiado tiempo :D

Así que ya sabéis , como dijo el gran Julio Cortázar:
SÓLO NOSOTROS SABEMOS ESTAR DISTANTEMENTE UNIDOS




Imagen: tumblr.com

lunes, 16 de septiembre de 2013

La hipocresía de los que nos gobiernan

En todo país democrático, o eso nos hacen creer, los políticos que nos representan se eligen cada cierto tiempo. Pasados cuatro, cinco años... los que "mandan" vuelven a pasar por el filtro de la sociedad y somos nosotros los que les votamos, ¿atendiendo a qué criterios? Cada cual sabe los suyos. Yo de mis políticos espero saber estar, respeto, compromiso, lealtad , vocación, servicio público y, como no, educación. Y cada uno dispone de un amplio abanico de partidos y de caras que, en mayor o menor medida, van a velar por los intereses de su población. 

Mucha gente, con el paso del tiempo, se va asqueando de los políticos que votaron pues sus compromisos no se cumplen o no están a la altura del cargo que ostentan. Muchos prometen proyectos y reformas irrealizables. Otros simplemente piden esfuerzos en forma de bajadas salariales o de derechos básicos atendiendo a las necesidades económicos del momento. Y lo menos que podemos pedirles es que esas reformas sean coherentes: es decir, que ellos también se aprieten el cinturón. Del mismo modo, y e ahí el tema que hoy me atañe, nos piden unos conocimientos de los que ni ellos mismos disfrutan.

Y es que, el pasado 7 de Septiembre se celebró en Buenos Aires la reunión del Comité Olímpico Internacional para decidir que ciudad acogería la XXXII edición de los Juegos Olímpicos de Verano del año 2020. Entre las candidatas, la capital de nuestra nación. Madrid se presentaba por cuarta vez (tercera consecutiva) a este evento de fama mundial y lo hacía con la firme convicción de que esta vez era la nuestra, de que a la tercera va la vencida. No entraré a valorar si los juegos eran merecidos (creo que sí) ni tampoco si nos saldrían rentables a los contribuyentes españoles (cosa que dudo después del gasto en infraestructuras y en intentarlo ya por tercera ocasión seguida). Lo que ha encendido las alarmas de todo el país fue el discurso de la alcaldesa de la capital española en el idioma de Shakespeare. Preparada para tal aparición, la citada alcaldesa pronunció un discurso algo cojo en pronunciación que sin embargo dejó clara la intención de la ciudad de acoger con los brazos abiertos a todo el que quisiera visitar Madrid para tal celebración. Y, cargada de memoria y sonrisas se dispuso a hablar en inglés, ya os digo nuevamente, algo forzada y evidentemente no todo lo bien que su puesto merece.

Hasta aquí todos de acuerdo. Fue un discurso mal pronunciado a los ojos de todos y bastante criticado en las redes sociales. Aún así, quiero decir que para una mujer que probablemente haga mucho tiempo (tal vez nunca) que no refresque su inglés el discurso no ha sido tan espantoso. También digo que la mayoría de nostros lo haríamos, si cabe, peor que ella. Quién sabe si la política idiomática en España no es la adecuada, quién sabe si somos vagos o ineptos de nacimiento, quizá sea la televisión que nos lo de todo doblado, masticadito para que no tengamos que pensar y así seguir apoltronándonos en el sillón sin darnos cuenta de que en este mundo tan globalizado no saber inglés es como ir a comprar el pan desnudo, una auténtica demencia.

Y mientras, parece que nos alegramos, vamos por el mundo sin saber ni papa de inglés en la mayoría de países este idioma es algo vital. No creo que la culpa sea de que en la Educación Primaria haya pocas horas de dicho idioma cuando la mayoría de las asignaturas se dan en inglés (otro error que nunca concebiré) sino más bien en la mentalidad nacional. Bien que nos reíamos cuando de pequeños veíamos cine de Barrio con nuestros abuelos del típico viejillo que llegaba a la ciudad y se encontraba dando tumbos sin conocer nada ni a nadie, y no nos damos cuenta de que, cuando por la calle nos hablan en inglés, por, mismamente una dirección, apenas sabemos gesticular y pronunciar palabras (la mayoría de ellas mal pronunciadas y en un "spaninglis" que asusta). He estado este fin de semana en Aveiro (Portugal) y era asombroso cómo hablando castellano todo el mundo te entendía y te contestaba en tu propia lengua. ¡Vergüenza nos daría ir después diciendo que es un país atrasado como tanto nos gusta afirmar en España!

¿Quién tiene la culpa de todo esto? ¿La escuela? ¿La televisión? ¿Los políticos?  Quizá estos últimos, por respeto a nosotros y todo lo que nos exigen hoy en dia (B1-B2-First...) deberían tener la decencia de conocer un poco más aquello que consideran tan vital para nuestro desarrollo. Explicar sino, como futuros docentes, por qué los políticos que nos representan, los que debían ser la voz de España, los que dan la cara en el exterior, no son capaces de hablar con soltura un idioma que en la escuela se considera tan básico. Aún así, buen intento por parte de la señora Botella, espero, como futuro docente que confía en la educación, siga mejorando con el inglés para que la gente no vuelva a criticar discursos que, con el cargo que ostenta, debería tener más pulidos. Bastante más.



Hasta la próxima amigos :D

jueves, 12 de septiembre de 2013

La Atenas de Occidente

Hoy he vuelto a pasar por este blog que tantos quebraderos de cabeza me dio. Unos días no sabía acerca de qué escribir. Otros simplemente me invadía la pereza. Las entradas relativas a teoría me aburrían pues muchas de ellas me parecían poco interesantes para los intereses que yo pudiera tener. Pero siempre había algún momento en el que sentía verdaderas ganas de escribir, de volcar aquí todo lo que me pareciera interesante. Pues bien, con ese mismo hábito quiero continuar. Quizá no tan asiduamente, o sin tocar los mismos temas. Tampoco quiero cambiar un ápice de lo que esto fue. El pasado nos enseña que todo tiene un por qué y nos ayuda a entender el futuro, y esto empezó siendo un blog de clase, un blog que hice obligado y hoy día quiero continuar.

Podría citar a Fray Luis de León el cual, tras 5 años en la cárcel volvió a la Universidad de esta preciosa ciudad a orillas del Tormes dijo a sus alumnos: "Decíamos ayer..."

Pues bien, hoy quiero hablaros de La Atenas de Occidente. 

¿Sorprendidos? ¿Por qué se le llamará a Salamanca la Atenas de Occidente? Yo no lo sé, pero me aventuraré a afirmar que es por los múltiples filósofos (véase Escuela de Salamanca) y estudiosos que habitaban en ella antiguamente. Por los múltiples estudios, los grandes descubrimientos y los importantes personajes que se formaron en el Estudio General que abrió sus puertas hace casi 800 años. Por los Fray Luis de León, Miguel de Cervantes, Miguel de Unamuno, Cristóbal Colón, Salinas, Santa Teresa de Jesús... que han hecho de esta ciudad ese gran marco cultural en el que nos encontramos.

Y a pesar de haber contado con ese importante grupo de gente en nuestras calles, y a pesar de tener un patrimonio envidiable y esas construcciones que tanto deberían ensimismarnos, aún hay gente que cree que esta ciudad no vale para nada. Cree que la solución a nuestros problemas y a su propio futuro es emigrar, abandonar este lugar que tanto nos ha dado. Cree que ser moderno y urbanita es viajar a París o Nueva York sin tan siquiera haber visto el edificio histórico de la Universidad, la Casa Lis o Ieronimus. Gente que cree que residir aquí y no en Madrid es una paletada cuando hemos sido la ciudad en la que media Europa ponía los ojos hace ahora 400 años.

Y es que ayer pensaba en todo ello al observar esto:


¿Cómo es posible que haya gente que obvie que la biblioteca de la imagen inferior recoge una de las mejores colecciones del Mundo Occidental? ¿Puede haber realmente salmantinos que no conozcan la Universidad en activo más antigua de España y la primera del mundo en obtener tal título por parte de la Santa Sede? ¿Sabemos acaso que el reloj de la Catedral Vieja de Santa María es el más antiguo de cuantos jalonan las catedrales españolas? 

Desgraciadamente, para muchos de nosotros esto ha dejado de tener valor, porque Salamanca nunca llegará a ser una ciudad de renombre hasta que nos monten un IKEA o un PRIMARK, ¿verdad? Quedará como una ciudad mediocre sin su equipo de fútbol y sin un AVE en condiciones. Y no digo que estas cosas sean importantes, no conoceréis defensor más acérrimo de estas cosas que yo. Pero mucho más triste me parecería vivir en una ciudad con todas estas cosas carente de Patrimonio e historia como nuestra bella Salamanca. 
Porque hace ya más de 2700 años esta ciudad apareció, pero aún quedan demasiados para que caiga en el olvido. Y ya me diréis si no os sentiréis orgullosos cuando, desgraciadamente, probéis suerte lejos de aquí y afirméis bien orgullosos que vuestro lugar de nacimiento, vuestra tierra, se encuentra un poco más allá, en un vado natural sobre el Tormes engendrado hace ya más de 2700 años. Y ese vado no es otro que Helmántica/Salmantica/Salamanca... 


Esa ciudad que se ha forjado en torno a grandes descubridores, a grandes mentes pensantes que han guiado durante muchos años el devenir de España. Suena a exageración, pero es la verdad. Es una ciudad increíble que nunca me cansaré de descubrir. Ayer visité en el día de puertas abiertas el edificio histórico (una vez más), Ieronimus y otros tantos espacios con los que contamos. Os invito a que os detengáis en cada rincón de esta ciudad cultural. A que os deleitéis con las vistas, con un café en la Plaza Mayor, a que descanséis tumbados en la Plaza de Anaya, a que acudais con vuestras parejas al Huerto dde Calixto y Melibea.

Y por favor, no os permitáis la catetada de ir a visitar otras ciudades sin antes descubrir verdaderamente la vuestra, seáis de aquí o de donde sea. Yo tengo claro que le debo mucho a la mía, y por ello doy mil gracias.







GRACIAS


Por cierto, ¡FELICES FIESTAS A TODOS! ¡VIVA LA VIRGEN DE LA VEGA!

Fotos propias

jueves, 6 de junio de 2013

El balcón al que todos querrían asomarse

Después de una semana agobiante y cargada de exámenes, me he decidido a hacer una nueva entrada del blog. No quiero hacer una entrada de teoría o de estilos artísticos, hoy no, después de tanto examen y agobio. Quería una entrada que me diera fuerzas para el último examen del año, una entrada que me llenara de energía y me imprimiera un mensaje que dijera "vamos, ya queda poco. La recompensa es buena". He pensado en el verano, he pensado en mi pueblo. He pensado en esas tardes tirados en el césped, disfrutando de la compañía de tus amigos. He pensado en esas noches estrelladas alrededor del río Águeda. En los olivares tendidos bajo el sol, en los lechos casi desprovistos de agua. En los encajonados valles que forman las Arribes. He pensado en esto:


Mirador del Castillo de Pereña de la Ribera
Río Duero en Fermoselle
Río Águeda. Puente de los Franceses. San Felices de los Gallegos

¿Quién no iba a animarse con fotos como estas? Habréis deducido por todas mis entradas que me gusta mucho esto de la naturaleza, el campo, salir a despejarse, a pensar, a encontrarse con uno mismo... Todas esas cosas que consiguen hacerte sentir bien. Sentir que las verdaderas cosas se reducen a esos pequeños momentos que pasas con los tuyos, en tus rincones, en tus raíces...
Y es que el terruño tira demasiado. Y es en estos momentos en los que piensas que realmente lo necesitas. Ese contacto, esa despreocupación. Mirar el paisaje y perder la vista entre todo lo que puedes observar, que es mucho. No voy a entrar a valorar si esto es arte, después de 78 entradas queda bastante claro que creo que sí lo es. Un arte intangible, inmaterial. Un arte primitivo y esencial. Un arte del que todos disfrutamos y no todos sabemos valorar. Hoy echo de menos esos agrestes paisajes, esos pueblos que languidecen ante el paso del tiempo. Todos los que tienen pueblo me entienden, y los que no aún están a tiempo de descubrirlo. Porque sí, Salamanca es preciosa, pero hay veces que el tumulto de la ciudad te impide mirar con perspectiva. Te impide centrarte en lo que realmente importa, tú y los tuyos.

Después de tres meses de asignatura de Educación Plástica sigo creyendo que los mejores cuadros no están en los museos, que los grandes artistas son los que pintan las paredes de su casa con garabatos. Que las mejores fotografías salen descuadradas y enfocan pesimamente. Que las mejores vistas que puedes encontrar van a ser, al fin y al cabo, las que signifiquen algo para tí. Y, para mí, las mejores vistas son las anteriores. No sé si todo esto significará que no he aprendido nada en estos tres meses. Tres meses en los que he estudiado los distintos artes de vanguardia. Tres meses en los que he analizado películas, obras de arte, cuadros, pintores, escultores... Podría citar muchos de ellos, no os quepa la menor duda. Todos han aportado muchisimo en la historia del arte, pero ninguna logra convencerme del todo. Ninguno logra transmitirme, por mucho que lo intente, lo que me transmite esto:

San Felices de los Gallegos

Me he despreocupado en muchas ocasiones de si las entradas que escribía tenían poco que ver con la Expresión Plástica, porque para mí eran arte. Muchas veces he preferido escribir acerca de estos u otros conceptos que para mí también son arte y, con error o acierto, he llegado hasta este punto. Ya poco tiempo queda para que esta andadura finalize, quién sabe si continuará más allá de este mes. Pero de lo que estaré bien seguro es de que me he guiado por la libertad caracteristica del proceso creativo. Escribiendo de todo aquello que me motivaba, guiándome por mis motivaciones, mis impulsos. Y dudo que haya nada mejor que recordar tus orígenes, el lugar del que provienes. No hay nada mejor que recordar a tus amigos, aquellos veranos tan intensos que en apenas unas semanas se vuelve a producir. Y eso, amigos, es arte. Lo mires por donde lo mires. Al menos para mí, porque cuando llego a esos parajes hay algo que se detiene. Me hace sentirme bien, pienso que he llegado a mi destino, a vivir una buena temporada :D. Y esa temporada, amigos, está demasiado cerca.



Disfrutad de lo que queda de curso y ánimo para el último impulso. Hasta la próxima amigos :D

Imágenes:
1. arribescultura.blogspot.com
2.wikipedia.com
3.sanfelicesdelosgallegos.es
4.imagen original de Facebook. La he retocado


jueves, 30 de mayo de 2013

El Simbolismo

El Simbolismo es un tipo de arte característico del siglo XX. Se originó en el año 1886 en Francia gracias a un manifiesto de Jean Moréas publicado en "Le Figaro" titulado "Manifiesto del Simbolismo". Y a pesar de esos orígenes (1886) el Simbolismo se agrupa dentro del arte del siglo siguiente, el XX pues es en este siglo donde se desarrolla la mayor parte de este estilo artístico de vanguardia. Al igual que el Expresionismo y el Cubismo, el Simbolismo deriva del Impresionismo. Sin embargo, surge como reacción estética al realismo del Impresionismo.Recordemos que este Impresionismo buscaba familiarizarse con los problemas de la sociedad. Para los simbolistas, al no haber solución a tales problemas, lo mejor era evitarlos y dedicar el arte a nuevos menesteres, a nuevos ámbitos de pintura. Autores como Paul Gauguin, propios del posimpresionismo, permitirán el desarrollo de este arte de vanguardia, al igual que ya lo hicieran los ya mencionados muchas veces Fotografía, Romanticismo y Educación.

Entre las principales características del Simbolismo cabría citar: subjetivismo, antiracionalismo y antipositivismo. Como podemos observar, estas son señas típicamente románticas. Y es que, el simbolismo es eso, una vuelta al Romanticismo, aunque dotando a este arte de nuevos matices que su predecesor no tenía. 

Para enteder este tipo de arte hay que hacer referencia al contexto en el que se desarrolla:
  • Decepción frente al positivismo y cientifismo imperante. En base a esto surgen intentos de cambio:
  • Bergson: aboga por la intuición.
  • Freud: descubre la parte irracional de lo humano
  • Nietzsche: concede un papel importantísimo a la mujer.
  • Schopenhauer: es el máximo exponente de la reacción contra el optimismo
Como podéis imaginar,  el contexto en el que se desarrolla este nuevo arte se caracteriza por su agitación y sus constantes cambios. Muchos de los autores que desarrollarán el simbolismo buscarán, pues, una vuelta a épocas pasadas o paisajes diferentes. No interesa lo científico y los avances de la época, buscamos simplemente lo subjetivo y lo romántico. Se aprecia, en este tipo de obras, un gusto por representar lo melancólico, lo fantástico, lo religioso... Sinfín de temas, es cierto, pero todos bajo una misma premisa: nada que se relacione con el contexto positivo y científico de la época.

La iluminación, como podremos apreciar en las obras de este estilo, no es ni mucha ni poca, sino la adecuada. Los personajes, a poder ser mitológicos o relacionados con el mundo religioso. El color, fundamental. Constituye, en definitiva, la atmósfera en la que se envuelve el cuadro.

Entre los principales autores de este movimiento artístico podemos citar a 3:

  1. Gustave Moreau (París, 1826-1898) fue un pintor francés que desarrolló el género simbolista e influyó en el posterior género surrealista del que este arte fue precursor. Sus obras, caracterizadas por la presencia de temas históricos, mitológicos o bíblicos y ambientada en paisajes orientales, suponen una clara apuesta por el dramatismo característico del simbolismo de la época. Entre sus principales obras podemos destacar:

 San Sebastián. 1869. Óleo sobre lienzo. 24.5 x 32 cm. Clemens Sels Museum.


Edipo y la esfige. 1864. Óleo sobre tela. 206.4 x 104.7 cm. Metropolitan Museum of Modern Art. Nueva York. Estados Unidos


     2.    Odilon Redon es otro pintor francés, concretamente de la ciudad de Burdeos. Como todos los autores simbolistas, rechaza lo que trae consigo la vida diaria y busca nuevos ambientes y escenas, más exóticas, más bíblicas... En sus obras se plasma el interés por lo inconsciente y lo onírico. 

Tears (Les Pleurs), 1878. 44,5×35,6 cm, Carboncillo con toques de acuarela sobre papel blanco. Museo de Bellas Artes de Boston.
 

 Guardian Spirit of the Waters, 1878.


    3.  Pierre Puvis Chavannes (1824.1898) fue el autor más exitoso de todo el género simbolista. Ganó importancia en el año 1881, con la presentación de su cuadro titulado "El pobre pescador". Este cuadro, caracterizado por la presencia de una atmósfera atemporal y totalmente congelada, suposo una gran controversia entre los partidarios y los detractores de este nuevo arte. Fijémonos bien en el extraordinario poder que en este cuadro tiene el color.





Probablemente por aquel año 1881 Chavannes no creyó que este cuadro despertara tanto interés para las sociedades del futuro. Y, sin embargo, aquí lo tenemos. Han pasado más de 100 años. Probablemente este arte simbólico ahora no tiene tanta importancia. Como tampoco la tiene el cubismo o el Expresionismo. Y aún así seguimos estudiando todas estas corrientes y estilos. Nos seguimos maravillando por las distintas formas y concepciones de cada uno de ellos. Aún me quedan muchos de estos estilos por compartir con vosotros.   



Lo iremos viendo :D Hasta la próxima amigos :D


Texto:  Stvdivm y http://www.artelista.com/simbolismo.html
Imágenes: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=7865 (IMÁGENES 1 Y 2)
http://euclides59.wordpress.com/2013/03/01/odilon-redon-1840-1916/ (IMÁGENES 3 Y 4)
stream-media.blogspot.com IMAGEN 5

lunes, 27 de mayo de 2013

Aquí todo nos resbala



Os presento el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Este centro se encuentra en pleno corazón de la capital charra, a escasos metros de la conodia Plaza de la Fuente. Este centro nació en el año 1985 con la intención de convertirse en un referente en el fomento de la lectura y la documentación de escritos para jóvenes. A lo largo de los años, mayores y pequeños de la ciudad han ido conociendo el centro en cuestión. Por sus plantas pasean a diario niños que acuden a talleres, alumnos que vienen a coger o dejar libros, padres a visitar exposiciones, cuentacuentos, firmas de ejemplares... Haciendo de este edificio un importante foco de cultura en nuestra ciudad. Sí, digo cultura, porque los más de 90.000 libros que allí se alojan no pueden catalogarse de una mejor forma. La cultura aglutina el saber propio de toda una nación, de una región... Es algo que nos define y nos caracteriza. Esa cultura que nos define permite conocernos un poco mejor. A partir de esos escritos conectamos con nuestro pasado, presente y futuro. Con otros alumnos, con otras realidades. ¿Cómo nos sentiríamos si, por ejemplo, acabaran de un plumazo con el pasodoble en nuestro país? ¿No nos sentiríamos acaso un tanto desolados, abatidos y tristes por la pérdida de algo tan auténtico, tan gratuito y bello a la vez? ¿Qué os parecería que de repente las fotos, los recuerdos de vuestra familia que jalonan los espacios de vuestra casa desaparecieran y en su lugar no hubiera nada más que unos marcos sin ningún cometido importante?

Todo esto es lo que actualmente muchos salmantinos sentimos. Viene todo a cuento porque hoy los periódicos locales y sus ediciones digitales se han hecho eco de una noticia bastante triste. Después de 28 años el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil echa el cierre. Esa gran biblioteca que desde el centro de la ciudad repartía libros e ilusión, talleres y exposiciones... termina su andadura en la ciudad del Tormes y se traslada a un mejor emplazamiento, la Casa del Lector de Madrid (centro de la misma fundación). Los que representan dicha institución achacan el cierre a las mejores necesarias en el edificio y su dificultad para hacerles frente en el contexto de crisis actual. Afirman que en la ciudad se van a seguir prestando los mismos servicios que el centro venía desarrollando hasta ahora. Que el centro no cierra sus puertas, simplemente sale al exterior.

Y, sin dudar de la buena fe de todas estas personas que colocaron aquí este centro y no en otro lugar,  pienso que no deberíamos dejar que este centro muera sin hacer nada. Yo, como muchos otros salmantinos acudía a este centro a recoger libros, a consultar diccionarios, enciclopedias... A participar en talleres y visualizar exposiciones. ¿Dónde ha quedado todo aquello? 

¿Cómo explicarle a un niño de apenas 6 años que pasa sus tardes rodeado de libros, de arte, de cultura... que de la noche a la mañana su "segunda casa" deja de existir? ¿Acaso deberia haber motivos económicos detrás de un cierre de tal envergadura? 

No pretendo que con esta entrada me entendáis. No quiero que os compadezcáis ante mi gran pesar y frustración con este cierre. Únicamente intento alzar la voz por los miles de salmantinos que, gracias a este cierre, han perdido una parte de sí. Verdaderamente no sé de qué me sigo sorprendiendo. Por estos lares nos hemos cansado ya de quejarnos en vano o, mejor dicho, nunca hemos intentado quejarnos. Si no teníamos bastante con que nuestros hijos emigren, nuestras fábricas se muden, nuestros impuestos se gasten en otras provincias, nuestros bancos nos dejen... Ahora además tenemos que consentir que la cultura de esta ciudad desaparezca. ESTA CIUDAD CAPITAL CULTURAL HACE 11 AÑOS. LA MISMA. No estoy diciendo que, ante la negativa a luchar por mantener este centro en la ciudad, me extrañe que la gente no se movilize. Afirmo lo contrario. Que ya nada me sorprende. Si no lo hacéis por vosotros, hacedlo por vuestros futuros hijos, ¿en serio queréis privarles de un servicio tan gratuito, tan productivo, tan educativo?

Ni el alcalde (dudo si tiene competencias o no, eso poco importa), ni la oposición, ni las asociaciones de padres, ni las instituciones educativas... buscarán que esta decisión sea revocada. Sí, quizá afirmemos que es una tristeza, una pena, y ya. Pero, mientras tanto, nuestra querida ciudad se va muriendo un poco más. Quedando algo más huérfana. ¡Lo que hubiera dado porque mis hijos fueran a ese centro alguna tarde! El arte en nuestra ciudad se va arrinconando y lo que primamos es el botellón y las juergas universitarias. Pero, algún día, y no será porque no lo haya dicho, nos daremos cuenta de que hemos hecho mal las cosas. Que hay que entender que el arte siempre tiene cabida en la vida de la ciudad. Que la formación de los jóvenes en la lectura, en la educación en valores, en la literatura... es mucho más importante que cualquier otra cosa en el mundo. Sólo formando un alumnado de este tipo estamos salvaguardando la cultura que nos define. Y, si no somos capaces de entender esto, será que no hemos entendido nada.

Me despido con la grata satisfacción de pensar que las cosas pueden cambiar. Que somos muchos los que queremos lo mejor para esta juventud que, con sucesos como el de hoy en nuestra ciudad, cada vez tiene más cortapisas a la hora de educarse en la palabra escrita, en la literatura... Daría lo que fuera porque alguien con competencia en este tema leyera mi entrada y, por favor, creyera conveniente reconsiderar el cierre de esta institución que a tantos ha beneficiado en su larga existencia. Como sé que eso es harto complicado, me consolaré si los que leen esto aprendieran a valorar las bibliotecas y centros de difusión cultural como algo indispensable en los entornos urbanos. Así, probablemente, evitáramos sucesos similares en el futuro.

Hasta la próxima amigos :D.




Hoy ha tocado perder. Pero la batalla es larga :)


Texto: http://www.fundaciongsr.com/seccion.php?id=201
Imagen retocada por mí. Original de tribuna de Salamanca

domingo, 26 de mayo de 2013

El Expresionismo

Hoy estoy aquí para hablaros del Expresionismo. Este tipo de arte es una de las múltiples vanguardias que a comienzos del siglo XX se dieron en el mundo. Sus pilares, ya comentados anteriormente son el Romanticismo, la Fotografia y la Educación. Sin estos nuevos avances no puede entenderse ni esta ni otras vanguardias de la época. Pero, además de estos, el Impresionismo (ya comentado en entradas anteriores) contribuyó muy decisivamente en el desarrollo de esta nueva técnica artística. Al igual que el Cubismo comentado anteriormente, y el Simbolismo o Fauvismo, el Expresionismo se basa en las ideas Impresionistas antes desarrolladas. 

Fue Van Gogh, autor posimpresionista, uno de los mayores precursores de este nuevo arte. Pero no fue el único. El Expresionismo se basa, además, en la viveza y el color de las obras fauvistas, en la reducción de las formas iniciado en el cusbismo, en los dibujos infantiles y en el arte primitivo africano y oceánico. Son autores que viajan mucho y que se alejan del industrialismo descontrolado. No quieren dejarse llevar por el contexto en el que se desarrolla su arte, sino que prefieren la pureza, la naturaleza... 

El Expresionismo, a pesar de basarse en las ideas impresionistas ya desarrolladas anteriormente, rechaza muchas de sus formas de expresión. Para los expresionistas, el impresionismo es demasiado optimista y superficial. Se podría decir que no se interesan por la dimensión espiritual. Que se limitan a representar la vida de forma objetiva. ¿Dónde ha quedado el mundo interior del pintor? ¿Dónde representar el alma del pintor? Todas estas características se aglutinarán en las obras de estos nuevos autores de este arte de vanguardia.

El Expresionismo, desarrollado a principios del siglo XX en Alemania, se caracteriza, como ya he comentado porque busca reflejar el mundo interior del pintor, expresar sus sentimientos sin ninguna regla preestablecida. Las principales señas que definen este arte de vanguardia son el color, el dinamismo y los sentimientos. 

Como toda manifestación artística que se precie, el Expresionismo también ha vivido multitud de etapas que, pese a contar con características propias, se agrupan dentro de este importante arte de vanguardia.

  • La primera de estas etapas, desarrollada entre los años 1905 y 1913 se conoce como Die Brucke (el puente). Esta primera etapa tiene como máximos exponentes autores como Kirchner, Heckel, Bleyl o Müller.

 Marcella. Ernst Ludwing Kirchner

 El grito. Munch
  • La segunda etapa, conocida como Der Blaue Reiter (El jinete azul) inicia la pintura abstracta en este y otros géneros artísticos (abstracción literaria).De entre los muchos autores de este grupo destacaría a Wassily Kandinsky y a Paul Klee.
 
 Franz Marc. Caballos


 
El sueño 1912. Franz Marc 
  •  Una tercera etapa, ambientada en la Alemania de entreguerras (1919-1939) sería la denominada Nueva Objetividad. En este período destacaría a George Grosz, autor de obras ya comentadas en este blog como la famosa Metrópolis. Cabría decir que esta etapa es la que más difiere de la concepción propia del Expresionismo. Probablemente el contexto en el que se desarrollada (Alemania de entreguerras) haga plantearse a los autores hacia donde han de dirigir sus creaciones. Pese a todo, sus principales características hacen que se agrupe junto al movimiento artístico del Expresionismo. Pese a todo, el giro hacia el realismo, el énfasis hacia lo feo o la denuncia social son caracteristicas de esta etapa expresionista que han de tenerse en cuenta para entender la Nueva Objetividad que el Expresionismo toma en esta etapa de la historia.


 Martha. 1925. George Schrimpf

Si algo caracteriza todas estas etapas es que todas las obras se crean bajo la misma premisa: reflejar el mundo interior, subjetivo, del artista. Lo objetivo pierde importancia en favor de lo esquemático, lo esencial. El volumen propio del cubismo pierde importancia y el color y el trazo ayudan a expresar los estados de ánimo del artista. Todas estas características se van a plasmar en este nuevo estilo artístico que se va a extender, en mayor o menor medida por todo el mundo. Como comprobaremos, el Expresionismo servirá para que nuevas concepciones artísticas tomen sus características principales de este estilo tan desarrollado por multitud de autores.



Hasta la próxima amigos :D

Texto: Stvdivm
Imágenes:
artespain.com
arteparati.org
wikipedia.com

viernes, 24 de mayo de 2013

¡Oh, capitán mi capitán!

En esta entrada quiero hablaros de la película el Club de los Poetas Muertos. Como os podréis imaginar, las películas también constituyen arte. ¿Por qué? Expresan sentimientos, emociones... Transmiten una serie de valores o, porque no decirlo, contravalores. Además de ello se basan en conceptos artísticos como la luminosidad o el color para desarrollar planos y puntos de vista originales o novedosos.

Como arte, toda película se ha de valorar. Hay muchas que valen la pena, muchas, pero las que competen a esta carrera y, por ende, a este blog, son las relativas al ámbito educativo. Es por ello que quiero hablaros un poco de este filme que, en mi opinión, refleja la esencia de lo que debería ser la labor docente.

La película El Club de los Poetas Muertos es una obra de Peter Weir desarrollada en 1989. Narra la llegada de un nuevo profesor de literatura (caracterizado por el famoso Robin Williams) a la prestigiosa academia Welton en el curso de 1959. En dicha academia, cuyo lema es "Tradición, Honor, Disciplina y Excelencia", los alumnos no están acostumbrados a pensar por si mismos. No pueden salir del guión que el profesor marque y los libros constituyen su principal mecanismo para aprobar las asignaturas. Se podría decir, que salirse del guión estipulado está muy mal visto. No hablemos ya de transgredir las normas o negarse a cumplir cualquier designio del docente al mando. En este contexto es donde el nuevo profesor Keating desarrolla su labor docente. Esta labor distará mucho de la que suelen emplear con los alumnos a los que da clase. El nuevo profesor busca que sus alumnos reflexionen. Quiere que persigan sus sueños y que vivan el momento (CARPE DIEM). 

Lo importante, ¿sabéis que mecanismo utilizaba este profesor para motivar a sus alumnos y promover el cambio que supuso que pasaran a ser estudiantes libres? La poesía. Y digo la poesía pero podría haber sido perfectamente la pintura, la escultura, la lectura... Este profesor se valía de la poesía para transmitir a sus alumnos los valores de honestidad, respeto, libertad... que guiaban su vida. Con ellos conseguía formar ciudadanos que pensaran por si mismos. Ciudadanos que sabían que no hay una única verdad, un único pensamiento... Y que gracias a este profesor fueron capaces de pensar por sí mismos. 

 Y es que el profesor Keating llevó a cabo una revolución importantísima en el aula. Una apuesta muy atrevida que tenía como objetivo formar ciudadanos libres pero, ¿Y si hubiese salido mal? ¿Y si los alumnos hubieran confundido libertad con libertinaje? Ciertamente es una duda que, como futuro docente me asalta constantemente. ¿Cómo tratar a nuestros futuros alumnos? ¿Con la suficiente confianza como para que sean ellos mismos? ¿Pero y si se me suben a la chepa? Parece que este docente lo tuvo claro. Bien es cierto que, al principio, fruto de los nuevos cambios didácticos, los alumnos aprovechaban las clases para alborotar, subirse a las mesas e interpelar al docente con el ya característico "Oh, capitán mi capitán". Pero fue con el paso del tiempo, con el desarrollo de las clases, cuando los alumnos de verdad comenzaban a ver al profesor como aquel que les ayudaba a pensar por sí mismos. Aquel que les decía que debían vivir la vida. Que debían perseguir una serie de sueños e ideales. Seguir un camino marcado por el bien y por sus pretensiones. Que vivieran el momento y que siempre, siempre, siempre buscaran aquello que les hace felices. Si ahora nos parece difícil transmitir eso en el aula, imaginaros en el año 1959.

No quiero detenerme más en contaros cosas de esta película. Está claro que constituye un desperdicio muy grande no visionarla siquiera. Ya no sólo el hecho de verla como futuros docentes, sino también como estudiantes de Expresión Plástica. Sus planos, el contexto en el que se desarrolla, la iluminación que presenta... son aspectos que como estudiosos de esta asignatura no deberían dejarnos indiferentes. 

Pero, y siento mucho decirlo, como maestro en ciernes no puedo ni podré nunca dejar de ver esta película y maravillarme por la cantidad de enseñanzas que transmite. Está claro que siempre debemos buscar la enseñanza allá donde vayamos, pues cualquier suceso, cualquier entorno, cualquier objeto y lugar es bueno para transmitir conocimientos a nuestros futuros alumnos. 

Algunos creen que estas enseñanzas son una especie de ensoñaciones. Algo impropio de docentes que deberían centrarse en sus libros o sus programaciones de aula. Yo creo que son la esencia de la acción docente.

(Frases de la película)

Carpe Diem: Vivid el momento. Coged las rosas mientras aún tengan color pues pronto se marchitarán. La medicina, la ingeniería, la arquitectura son trabajos que sirven para dignificar la vida pero es la poesía, los sentimientos, lo que nos mantiene vivos.

 (Subiéndose al escritorio)
Me he subido a mi mesa para recordar que hay que mirar las cosas de un modo diferente. El mundo se ve distinto desde aquí arriba. 


Muéstrame un corazón que esté libre de necios sueños, y te enseñaré a un hombre feliz. 

Y recordad:

Todos necesitamos ser aceptados, pero deben entender que sus convicciones son suyas, les pertenecen (...) aunque toda la manada diga: ¡no está bieeen! Robert Prust dijo: ''Dos caminos divergen en un bosque, y yo tomé el menos transitado de los dos, y aquello fue lo que cambió todo''. Quiero que encuentren su propio camino.



Al igual que Lagarto Amarillo, podéis ser lo que os propongáis :) No tengáis miedo a luchar por vuestros sueños. Probablemente sea una de las cosas que nunca me cansaré de transmitir a mis alumnos. Cada día tengo más claro que he nacido para educar.

 Hasta la próxima amigos :D

Texto: http://es.wikipedia.org/wiki/Dead_Poets_Society
Frases:  http://mundifrases.com/tema/el-club-de-los-poetas-muertos/1141